El grupo asesor en I+D+i para la Comisión Europea destaca la actividad de España en Diplomacia Científica

Rating: 
Viernes, 17 Febrero, 2017

En 2014 la Comisión Europea (CE) puso en marcha el “Grupo de alto nivel de expertos en  investigación, innovación y política científica“ (RISE, por sus siglas en inglés) para dar apoyo estratégico al Comisario para la Investigación, la Ciencia y la Innovación, Carlos Moedas, en la creación de un modelo global de crecimiento inteligente, sostenible y socialmente inclusivo, para la Unión Europea y sus países asociados.

De este modo, RISE asesora a la CE en temas tales como “economía de la innovación”, “innovación abierta”, “ciencia abierta” y una “investigación e innovación europea abierta al mundo”. Precisamente en este último ámbito, RISE encargó al experto Luk van Langenhove que elaborara un informe sobre “Herramientas para una diplomacia científica para la Unión Europea”, que acaba de publicarse.

El objetivo del informe era analizar la situación de la diplomacia científica en la Unión Europea, así como en sus Estados miembro y establecer una serie de recomendaciones para una estrategia común dentro de la Unión. Para ello, en el informe se seleccionan algunos casos de éxito a nivel nacional como el alemán, el francés, el suizo o el británico.

También se destaca el caso de España y se cita el Informe sobre diplomacia científica, tecnológica y de innovación (2016), como un hito importante en la modernización de la diplomacia científica española.  Menciona también como hecho relevante el nuevo modelo que el gobierno español está utilizando para desplegar su diplomacia científica.

En un fenómeno “bottom-up”, la aparición de asociaciones independientes de científicos españoles en el extranjero(con una clara vocación de divulgar, facilitar las redes de colaboración científica internacional y establecer canales de comunicación con España)  ha sido determinante para que la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación (SEIDI), en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores, despliegue una estrategia de diplomacia científica que incluye el nombramiento de tres coordinadores científicos en las Embajadas de España en Washington, Berlín y Londres. El informe reconoce que esta estrategia ha permitido una aproximación sistemática a la diplomacia científica y enumera una serie de actividades concretas como el programa “Embajadores para la ciencia”.  

Tras el análisis de estas políticas, el informe recomienda a la Unión Europea que desarrolle una estrategia de diplomacia científica con dos líneas principales de actuación: i) dando apoyo a las políticas y actividades en materia de diplomacia científica de los Estados miembro y ii) dando apoyo a las políticas exteriores y de seguridad de la Unión.

Dentro de la línea de apoyo a los Estados miembro, el informe recomienda a la Comisión Europea lo siguiente:

  • Monitorizar el desarrollo de la diplomacia científica en la Unión Europea
  • Crear una estructura de soporte para las actividades en diplomacia científica de los Estados miembro.

Por otro lado, para que la diplomacia científica consiga dar apoyo a las políticas exterior y de seguridad de la Unión, el informe recomienda los siguientes puntos:

  • Enlazar la política de investigación, desarrollo e innovación con la política exterior y de seguridad europea
  • Crear una cultura de diplomacia científica en el servicio de acción exterior europeo.
  • Mejorar el diálogo y la colaboración en diplomacia científica entre todas las intituciones relevantes de la Unión Europea.
  • Desarrollar un plan estratégico de diplomacia científica de la Unión Europea que incorpore estas recomendaciones.