Especiales Tecnociencia  
Diciembre 2002
Especial Residuos
   Introducción | Situación | Clasificación | Gestión | Recogida y transporte | Disposición y tratamiento | Otros residuos
Clasificación

Clasificar los residuos por su procedencia y por su peligrosidad permite desarrollar estrategias de gestion adaptadas a las particularidades de cada tipo. Es muy distinto el residuo industrial que el agrícola o que el doméstico y también son totalmente diferentes los residuos gaseosos o líquidos de los sólidos, o los radiactivos.

A continuación se describen los distintos tipos de residuos que se generan en nuestra sociedad industrializada.

Para más información sobre los distintos tipos de residuos, consultar:
Types of wastes. European Topic Centre on Waste and Material Flows (Unión Europea), en inglés
 

3.1. Residuos sólidos urbanos (RSU).

De acuerdo con la
Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, los residuos urbanos o municipales son aquellos que se generan en los domicilios particulares debido a la actividad doméstica, y los producidos en comercios, oficinas y servicios. Se incluyen también los residuos procedentes de la limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas; animales domésticos muertos; muebles, enseres y vehículos abandonados, así como residuos y escombros procedentes de obras menores de construcción y reparación domiciliaria.

Los materiales que forman parte de los RSU son los siguientes:


- Materia orgánica, procedente de alimentos principalmente
- Papel y cartón: periódicos, revistas bolsas y embalajes
- Plásticos, procedente de envases y embalajes
- Vidrio: botellas, frascos, etc.
- Metales: latas, botes ,etc..

En los paises desarrollados, la concentración de población en los núcleos urbanos, unido a un mayor nivel de consumo y a la cultura de "usar y tirar", han contribuído a aumentar enormemente las cantidades de RSU, convirtiéndo su gestión en uno de los mayores problemas a los que se enfrentan muchos municipios.


Para saber más:
Composición de los residuos sólidos urbanos
Características físicas de los residuos sólidos urbanos
Características químicas de los residuos sólidos urbanos
Las basuras domésticas

3.2. Residuos industriales (RI)

Son aquellos residuos que se generan en los procesos de fabricación de la industria y que no tienen valor como mercancía, muchas veces porque las técnicas aplicables para hacerlos útiles son caras y económicamente poco rentables para el empresario. Afortunadamente, está aumentando la reutilización de estos residuos, muchas veces como materia prima de otros procesos.

Los residuos industriales pueden clasificarse en tres grupos:

a) Inertes.- Escombros y materiales similares, en general no peligrosos para el medio ambiente, aunque algunos procedentes de la minería pueden contener elementos tóxicos.

b) Similares a residuos sólidos urbanos.- Forman parte de este grupo los restos de comedores, basura de oficinas, (restos orgánicos, papel, cartón, plásticos, textiles, maderas gomas etc.) que, por sus características, pueden ser gestionados junto con los RSU.

c) Residuos peligrosos.- Son aquellas sustancias que debido a su composición química y a sus características (inflamabilidad, toxicidad, reactividad química, etc) son peligrosas para la salud y/o para el medio ambiente. Muchas de estas sustancias tienen el agravante de ser difíciles de degradar por la naturaleza, con lo que se acumulan en el medio y sus daños repercuten durante mucho tiempo; otras al degradarse producen sustancias más peligrosas que las originales. Por todo ello, estos residuos requieren una consideración y un tratamiento especial.
En la defición que da la
Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, se considera Residuo Peligroso todo aquel que figure en la lista aprobada en el R.D. 952/1997 de Residuos Peligrosos, así como los recipientes y envases que los hayan contenido, los que hayan sido calificados como peligrosos por la normativa comunitaria y los que pueda aprobar el Gobierno de conformidad con lo establecido en la normativa europea o en convenios internacionales de los que España sea parte.

De acuerdo con la
normativa de la Unión Europea están considerados residuos peligrosos los siguientes compuestos en determinadas concentraciones

- Metales pesados: As, Cd, Be, Pb, Se, Te, Hg, Sb y sus compuestos
- Compuestos de cobre solubles
- Fenol, éteres, solventes orgánicos, hidrocarburos policíclicos aromáticos cancerígenos
- Isocianatos, cianuros orgánicos e inorgánicos
- Biocidas y compuestos fito farmacéuticos
- Compuestos farmacéuticos
- Polvo y fibras de asbesto
- Peróxidos, cloratos y percloratos
- Carbonilos de metales
- Acidos y bases usados en el tratamiento de metales
- Compuestos de cromo hexavalente
- Organohalogenados no inertes
- Alquitranes
- Materiales químicos de laboratorio no identificados o nuevos compuestos de efectos ambientales no conocidos

En la legislación española se añaden a esta lista:

Talio y sus compuestos
Los residuos procedentes de la industria del dióxido de titanio
Los aceites usados minerales o sintéticos, incluyendo las mezclas agua-aceite y las emulsiones


Para saber más:
Hazardous waste generation in EEA member countries. J. Brodersen, M. Crowe, H. Jacobsen. 2001. European Topic Centre on Waste
Planes Nacionales y Autonómicos de Residuos
Hazardous waste generation in EEA member countries, Febrero 2002. European Topic Centre on Waste
Club Español de Residuos (CER)
Tratamiento de Residuos industriales
Manual de residuos peligrosos
 
3.3. Residuos agrarios

Proceden de la agricultura, ganadería pesca y explotaciones forestales o la industria alimentaria.

La mayor parte de los residuos de estas actividades son orgánicos: ramas, paja, restos de animales y plantas, etc. Muchos de ellos se quedan en el campo y no se pueden considerar residuos porque contribuyen de forma muy eficaz a mantener los nutrientes del suelo, a excepción de los animales muertos según regula el
R.D. 2224/1993 y, a consecuencia del mal de las vacas locas, el R.D. 1911/2000.

Las deyecciones ganaderas son los excrementos y residuos excretados por el ganado, entre los que se distingue el estiercol y los purines (deyecciones líquidas). La mayoría de las ocasiones se utilizan como abono agrícola, especialmente si el ganadero dispone de una base territorial suficiente (ganadería extensiva), con lo que estos residuos no suponen mayor problema. No obstante, las explotaciones ganaderas intensivas, fundamentalmente de cerdos, estan orientadas hacia unidades con gran número de animales, careciendo de fosas de purines y sin terreno que permita absorber la gran cantidad de residuos. El impacto ambiental de los residuos en estos casos es mucho mayor y su control es necesario para evitar deterioros ambientales. El aporte de estos residuos como abono para el campo es excesivo debido a la enorme cantidad generada, con lo que se contaminan tanto los suelos como torrentes y acuíferos, además de la emisión a la atmosfera de gran cantidad de gases como metano, amoníaco y dióxido de carbono. La llegada a las masas de agua superficiales o freáticas de la materia orgánica que contienen estos residuos produce pérdida del oxígeno disuelto e inicia el proceso de eutrofización. En el suelo supone un incremento de nitrógeno que, al no estar transformado, sufre un lento proceso de mineralización de modo que solo una parte del mismo se utiliza de manera inmediata por los cultivos. El resto es arrastrado por el agua de lluvia o filtraciones contaminando las masas de agua de la zona con nitratos, que degradan los medios acuáticos y tienen efectos nocivos sobre la salud humana.

Los residuos de la agricultura tambien engloban envases y plásticos. Estos últimos son especialmente abundantes cuando se emplea el sistema invernadero, y suponen un grave problema por su difícil degradación en el medio ambiente. También hay que destacar la elevada concentración de productos químicos fitosanitarios, como venenos, plaguicidas y fungicidas, así como los envases de estos productos.
Para saber más:
Un enfoque para el tratamiento de purines Alfonso Escribano Díez. 2001
Residuos agrícolas, forestales y ganaderos

3.4. Residuos médicos y de laboratorios (sanitarios)

En las actividades de atención e investigación sanitaria (centros de salud, centros veterinarios y laboratorios) se generan residuos que pueden ser de riesgo y que deben gestionarse de un modo específico, con el fin de garantizar la protección de la salud de las personas y la defensa del medio ambiente. La
Agència de Residus de Catalunya clasifica estos residuos en los siguientes grupos:
a) Residuos sin riesgo o inespecíficos:
- Grupo I: Residuos inertes que no plantean exigencias especiales en su gestión (material de oficina, bares, comedores, jardinería)
- Grupo II: Residuos inertes que no plantean exigencias en su gestión fuera del centro, pero sí que pueden resultar de riesgo en el interior del mismo en enfermos con pocas defensas inmunológicas (material de curas, yesos, ropa manchada de sangre, secreciones, cadáveres de animales de experimentación y otros residuos que no pertenezcan al grupo III.
b) Residuos de riesgo o específicos:
- Grupo III: Residuos especiales ya que pueden generar riesgos para la salud de las personas: residuos sanitarios infecciosos, sangre y hemoderivados en forma líquida, agujas y material cortante o punzante usado, vacunas y cultivos de agentes infecciosos.
- Grupo IV: Residuos especiales no incluídos en el grupo III, incluyendo: medicamentos caducados, restos de sustancias químicas, residuos radioactivos y residuos citotóxicos (envases, materiales, restos..etc) que hayan estado en contacto con medicamentos para el tratamiento de enfermos de cancer.
El 85% de los residuos médicos son de tipo infeccioso y son especialmente peligrosos los objetos punzantes y afilados. Todo ello requiere un cuidadoso sistema de clasificación y recogida, así como de tratamiento posterior.
Para saber más:
Manejo de residuos en centros de atención de salud (incluye otras clasificaciones de los residuos producidos en los centros de salud: Clasificación de la Organización Mundial de la Salud, Clasificación Alemana y Clasificación de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos)
Gestió extracentre dels residus sanitaris Junta de Residus de Catalunya (en catalán)
 
3.5. Residuos radiactivos

Materiales que emiten radiactividad. Son especiales por las siguientes características:

- Su gran peligrosidad. Cantidades muy pequeñas pueden originar dosis de radiación peligrosas para la salud humana

- Su duración. Algunos de estos isótopos permanecerán emitiendo radiaciones miles y decenas de miles de años
Los residuos radiactivos se pueden clasificar según:
- Su estado físico: sólidos, líquidos y gaseosos.
- Por el tipo de radiación que emitan: alfa, beta y gamma.
- Por su período de semidesintegración: vida corta o vida larga.
- Por su actividad específica: actividad alta, media, y baja.
Desde el punto de vista de su gestión, la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. (ENRESA) propone la siguiente clasificación:
- Residuos de baja y media actividad (RBMA): Son aquellos residuos que tienen una actividad específica baja, radionucleidos emisores beta-gamma con períodos de semidesintegración inferiores a 30 años y contenido limitado en emisores alfa de vida larga (periodos de semidesintegración de varios miles de años).

- Residuos de alta actividad (RAA): Están formados, principalmente, por el combustible nuclear gastado, si éste no se reprocesa, o por los subproductos que aparecen si se reprocesa. Tienen una elevada actividad específica en emisores de vida corta, contienen radionucléidos emisores alfa de vida larga en concentraciones apreciables, y pueden ser grandes productores de calor.
Con el fin de unificar los distintos criterios existentes en los distintos países miembros, la Comisión Europea ha llevado a cabo la siguiente clasificación que ha entrado en vigor el 1 de Enero del 2002:
- Residuos radiactivos de transición: Residuos, principalmente de origen médico, que se desintegran durante el periodo de almacenamiento temporal, pudiendo a continuación gestionarse como residuos no radiactivos, siempre que se respeten unos valores de desclasificación.

- Residuos de baja y media actividad: Su concentración en radionucleidos es tal que la generación de energía térmica durante su evacuación es suficientemente baja.

- Residuos de vida corta: Residuos radiactivos que contienen nucleidos cuya vida media es inferior o igual a la del Cs- 137 y el Sr- 90 (treinta años, aproximadamente), con una concentración limitada de radionucleidos alfa de vida larga (4.000 Bq/g en lotes individuales de residuos y a una media general de 400 Bq/g en el volumen total de residuos)

- Residuos de vida larga: Radionucleidos y emisores alfa de vida larga cuya concentración es superior a los límites aplicables a los residuos de vida corta
- Residuos de alta actividad: Residuos con una concentración tal de radionucleidos que debe tenerse en cuenta la generación de energía térmica durante su almacenamiento y evacuación. Este tipo de residuos se obtiene principalmente del tratamiento/acondicionamiento del combustible gastado.
Aunque la cantidad de este tipo de residuos radioactivos que se producen en un país sea comparativamente mucho menor que la de otros tipos, sus tecnologías y métodos de tratamiento son mucho más complicados y difíciles. Actualmente en España se producen anualmente unos 1.000 m3 de residuos de baja y media actividad y unos 250 m3 de residuos de alta actividad y combustible gastado.
Para saber más:
Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. (ENRESA)
Foro de la industria nuclear española
 Más información
 Estadísticas
 Organismos
 Organismos no gubernamentales
 Proyectos
 Recursos internet
 Referencias
 Revistas
 Gestores de residuos
 Legislación europea
 Legislación española
 Legislación autonómica
 Documentos internacionales
 Documentos UE
 Documentos España y CCAA
 Bibliografía