Especiales Tecnociencia  
Enero 2002
Especial Alzheimer Ir a ¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? Ir a Factores predisponentes   Ir a Prevención Ir a Diacnóstico  
Ir a Causas   Ir a Pronóstico Ir a Tratamiento farmacológico
  Ir a Clínica  
Diagnóstico
  Ir a Consejos para el cuidado de los pacientes  
  Ir a Para saber más

1.- Diagnóstico diferencial.

No existe actualmente una prueba definitiva para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, incluso en pacientes con signos evidentes de demencia. Por lo tanto, el primer objetivo será descartar aquellas otras situaciones que pueden producir pérdida de memoria o demencia. En general, hay tres causas principales de demencia en las personas ancianas: la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular (por trastornos en los vasos sanguíneos cerebrales) y la enfermedad de los cuerpos de Lewy. A menudo es bastante difícil distinguir estos tres tipos de demencia y, por otra parte, hay multitud de enfermedades, algunas muy frecuentes, que pueden producir determinados síntomas muy parecidos a los de la enfermedad de Alzheimer.

  • Enfermedad de los cuerpos de Lewy: Los cuerpos de Lewy son lesiones cerebrales típicas que se encuentran tanto en la enfermedad de Alzheimer como en la enfermedad de Parkinson. Pero también puede presentarse en personas sin ninguna de estas enfermedades. En cualquiera de los casos, su presencia se suele asociar con la existencia de una demencia, que en mucho casos ha sido erróneamente diagnosticada como enfermedad de Alzheimer, de la que se diferenciaría por una mayor tendencia a las alucinaciones y delirios y mejor habilidad para comprender órdenes, pero más dificultad manipulativa.
  • Demencia vascular: Es normalmente producida por múltiples y pequeños infartos cerebrales (demencia multiinfarto) o por una enfermedad de las pequeñas arterias cerebrales llamada enfermedad de Binswanger. La memoria verbal suele ser mejor que en la enfermedad de Alzheimer, pero con una capacidad para integrar y organizar generalmente más pobre. En general, se considera hoy en día que el 60% de los casos de demencia se deben a la enfermedad de Alzheimer, el 15% a causas vasculares y el resto a una mezcla de ambas.
  • Otras enfermedades que producen síntomas parecidos:
    • Enfermedad de Parkinson: Es una enfermedad neurológica muy común en personas mayores, que puede producir demencia y que con frecuencia coexiste con la enfermedad de Alzheimer, lo que dificulta el diagnóstico de ambas.
    • Depresión severa.
    • Fármacos o drogas de abuso.
    • Enfermedades de la gándula tiroides.
    • Deficiencia severa de vitamina B12.
    • Coágulos sanguíneos- embolia-.
    • Hidrocefalia: excesivo acúmulo del líquido que baña el cerebro.
    • Sífilis.
    • Enfermedad de Huntington.
    • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob: últimamente asociada con la llamada "enfermedad de las vacas locas" o encefalopatía espongiforme bovina.

2.- Tests psicológicos.

Existen múltiples tests para medir las difultades de atención, percepción, memoria y resolución de problemas y habilidades sociales y verbales, como el Mini-Mental State o el llamado test del reloj, consistente en dibujar un reloj marcando las once y diez, en el que se puntúa según una escala la corecta colocación de los números y la posición de las manecillas. Una puntuación de 8 en dicho test detecta al 72% de los enfermos de Alzheimer y descarta la enfermedad en el 82% de los pacientes sanos. Por otro lado, se asegura que los resultados de este test están menos influidos que otros por el nivel cultural previo del sujeto.

3.- Electroencefalografía (EEG).

La enlectroencefalografía muestra la atividad de las ondas cerebrales. En algunos enfermos de Alzheimer esta prueba muestra las llamadas ondas lentas. Aunque estas ondas son comunes en otras patologías, sirven, por ejemplo, para distinguir un posible Alzheimer de una depresión severa, en la que el trazado del EEG no mostraría anomalías. (Ver bibliografía reciente)

3.- Diagnóstico por imagen.

El TAC (tomografía axial computerizada), la resonancia magnética y, sobre todo, la tomografía por emisión de positrones (PET) pueden utilizarse para confirmar la enfermedad de Alzheimer en pacientes con otros indicios. Además, estas pruebas permiten detectar o descartar la preencia de una demencia multiinfarto, embolia cerebral, tumores e hidrocefalias. (Ver bibliografía reciente)

4.- Análisis de sangre.

Se ha postulado que los niveles elevados en sangre de una sustancia llamada p97 podrían ayudar a detectar la enfermedad de Alzheimer, pero se necesitaría una investigación más completa para poder probar este hecho. Sí que está clara la utilidad de estos análisis para descartar otras enfermedades, sobre todo trastornos metabólicos.

5.- Tests olfatorios.

Según un estudio realizado en personas con un detrioro mental moderado, haciéndoles percibir y diferenciar 40 olores distintos, aproximadamente el 40% de los que mostraron dificultad para distinguirlos, aun manifestando poseer un buen sentido del olfato, desarrollaron la enfermedad de Alzheimer en los 20 meses siguientes. Sin embargo, ninguno de los que distinguió los olores perfectamente desarrolló la enfermedad. (Ver bibliografía)

Ir a página anterior

Ir a página siguiente  
Subir al inicio de la página

 

Separador
Gráfico que muestra  el origen de las demencias
Origen de las demencias
Ampliar imagen
















PET comparativo entre un cerebro normal y otro con alzheimer
Ampliar imagen
 
Imagen de una resonancia magnética
Ampliar imagen